Se trata realmente de una resina fosilizada pero se engloba dentro de la categoría de piedras semipreciosas.

Sus tonos van desde el amarillo más apagado al color caramelo, rojizo o gris y su tacto es cálido.

Es quizá el primer material relacionado con lo místico, ya que se han encontrado restos prehistóricos de amuletos fabricados en ámbar, sobre todo en los países escandinavos.

En el palacio de Catalina, en San Petersburgo, se puede visitar la famosa “Sala de Ámbar”, cuyos lujosos paneles decorados en oro están fabricados en este material.

El ámbar absorbe las energías negativas, ayuda a luchar contra la apatía y el abatimiento, mejora la concentración y favorece el buen humor.

<<volver a Gemas>>

No se ha encontrado contenido relacionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


dos × 9 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>