Aprender a tocar un instrumento puede llegar a ser una tarea titánica en muchos sentidos. Las horas que conlleva dominar todas sus técnicas pueden llegar a ser desesperantes, pero con paciencia y con una buena planificación todo puede llegar a resultar muchísimo más sencillo. En una época donde los recursos online se encuentran a lo largo y ancho de la red, es importante que sepamos encontrar cuáles son los materiales más valiosos y cuales deben ser las técnicas que aprendamos con paciencia y tesón.

Aprender instrumento

Porque aprender a tocar la guitarra, el piano o la batería puede llegar a ser mucho más sencillo si nos empleamos con constancia y dedicación, sabiendo en todo momento donde están las fuentes de información más fiables y cuando tenemos que aplicar nuestro aprendizaje para ser mejores músicos. Y es que tocar un instrumento puede llegar a ser muy beneficioso tanto para nuestros tiempos de ocio como para nuestra salud mental, incrementando muchos aspectos de nuestro intelecto y, quién sabe, si encontrando una nueva pasión en nuestra vida.

Beneficios para tu salud

Aprender a tocar un instrumento es algo tremendamente beneficioso para nuestro intelecto. Son muchos los estudios que dictaminan que la práctica de música mejora desde nuestras habilidades en el lenguaje hasta nuestra memoria, pasando por nuestra conducta o nuestra inteligencia espacial (formar imágenes de los objetos que nos encontramos en nuestro día a día).

Estas mejoras pueden ser de mucha utilidad para nuestro día a día, puesto que esas habilidades que se van desarrollando pueden aplicarse en muchos ámbitos de nuestra vida. Resolver problemas matemáticos o mantener un estado de ánimo positivo pueden ser tareas mucho más sencillas cuando nuestro cerebro se entrena en base al desarrollo de prácticas musicales.

Y es que las conexiones que se establecen en nuestro cerebro cuando se practica un instrumento hacen que trabajemos intelectualmente y que rindamos a un nivel muy superior al habitual. Nuestra capacidad de atención mejorará, así como nuestras habilidades para comunicarnos con nuestro entorno.

Aprender_instrumento

¿Qué instrumento debemos empezar a tocar?

Diversos estudios dictaminan que la mejor edad para empezar a desarrollar nuestras habilidades con un determinado instrumento es a los 5 años. A esa edad, el cerebro humano aún no está del todo desarrollado y está capacitado para absorber muchos conceptos que se irán extendiendo al transcurso del tiempo.

Antes de los 5 años, los niños aún no son capaces de distinguir entre una melodía o un simple ruido; a partir de esa edad, sus habilidades de escucha se irán desarrollando hasta el punto en que, quizás, sus ganas de tocar un instrumento empiecen a aparecer. De todos modos, es importante que sea el propio niño quien escoja aquel instrumento que quiere empezar a investigar y desarrollar.

Pese a que el piano o la flauta siguen siendo los instrumentos más escogidos a esa temprana edad -básicamente por lo sencillos que resultan los primeros pasos- es importante no coartar en ningún momento la libertad del niño para que se interese en el (o los) instrumentos que más le apetezcan.

¿Y qué sucede cuando queremos aprender a tocar un instrumento a una avanzada edad? No hay de que preocuparse. Si existen las ganas y el tiempo para desarrollar nuestras habilidades, no tendríamos de que preocuparnos. ¡Podemos aprender a desarrollar nuestra técnica a cualquier edad!

Aprender-instrumento

¿Cómo aprender a tocar un instrumento?

Una vez empezamos a tener más responsabilidades y el tiempo corre cada vez más deprisa, nos encontramos con que las dificultades para comenzar nuestro aprendizaje son mayores. Para intentar esquivar todas esas problemáticas tan frecuentes en la vida adulta, debemos aprender a desarrollar un seguido de pasos para que todo el proceso sea lo más sencillo posible.

Hoy en día, existen una cantidad abrumadora de opciones que nos facilitan enormemente el aprendizaje de un determinado instrumento. Internet y todas sus virtudes han revolucionado el proceso de enseñanza musical, y es que, ahora mismo, existen muchísimos vídeos, tutoriales o métodos online como para no depender de un profesor de música que nos obligue a seguir unas rutinas determinadas con horarios más o menos estrictos.

Pese a ello, no podemos dejar que toda nuestra enseñanza recaiga en las plataformas online, puesto que estas se olvidan del factor humano tan importante en el aprendizaje de un instrumento musical. Por ello, es muy importante que el alumno aprenda a relacionarse con compañeros de instrumento para intercambiar consejos, técnicas y consideraciones respecto a las habilidades de cada uno de ellos.

Más allá de eso, también es fundamental que el alumno no tenga ningún tipo de prisa para llegar a las habilidades que desea. Un instrumento requiere de tiempo y de precisión; lo que no queremos bajo ningún tipo de circunstancia es adquirir malos hábitos que, a la larga, puedan ser perjudiciales para nuestro aprendizaje. Así pues, no nos hace falta nada más que ponernos manos a la obra e intentar ser los y las mejores músicos posibles. ¡Que suene la música!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


tres − = 0

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>