Roncar es, sin ningún tipo de dudas, uno de los actos más molestos a la hora de dormir. Lo curioso del caso es que no suele afectar al propio autor de los ronquidos, sino que el máximo damnificado es el acompañante que duerme al lado o cerca del que ronca. Pero ojo, que roncar también puede significar que nuestro estado de salud no es el que debería ser.

Pareja en la cama

Pese a que, muchas veces, deberemos recurrir a un especialista para poder dejar de roncar por las noches, podemos seguir algunos consejos que reducirán las probabilidades de producir estos molestos sonidos mientras dormimos.

Siguiendo una vida saludable, y aprovechando algunos trucos caseros que pueden ayudarnos a no roncar, podemos intentar que nuestro sueño sea más profundo y que la respiración sea de mucha mejor calidad.

Una vida saludable

Mantener un estilo de vida saludable es uno de esos consejos que sirven para todo y que, de hecho, más nos ayudarán en el conjunto de nuestros problemas de salud. Muy a menudo, roncamos por problemas de sobre peso o, directamente, por malos hábitos antes de dormir, y por esa misma razón deberemos tener en cuenta nuestra alimentación y el deporte a realizar semanalmente, especialmente si roncamos por las noches.

Eliminar la grasa de nuestro cuello hará que podamos respirar mucho mejor mientras dormimos, y alejar el alcohol de nuestra dieta hará que los músculos del cuerpo estén mucho más tensos y que, por lo tanto, podamos respirar mucho mejor. Comer con menos grasas y de forma equilibrada, sobra decir, también ayudará a que durmamos más plácidamente.

Hombre durmiendo

Consejos para dejar de roncar

Lo primero que debemos tener presente es que, muy probablemente, los ronquidos provienen de algunos problemas que sufrimos a la hora de respirar mientras dormimos. Para evitar respirar por la boca, podemos usar alguna especie de protector bucal que evite que la abramos mientras estamos durmiendo. Por supuesto, también hay que tener bien limpias las fosas nasales, por lo que aspirar algo de agua marina antes de ir a dormir puede ser una muy buena idea.

Otro de los grandes consejos es intentar dormir de lado, nunca boca arriba. Si es posible, también se recomienda dormir con cierta inclinación de la cama hacia arriba, para sí no obstruir nuestras vías respiratorias. Si el problema reside en nuestra mandíbula, muchas veces por estar retraída, podemos usar algún dispositivo de avance mandibular que nos ayude a que la lengua no obstruya nuestra respiración.

Mujer durmiendo

Consulta el médico

Lo más importante de todo es tener en cuenta que, dependiendo de nuestras tendencias al roncar y de nuestros problemas respiratorios, quizás tenemos que visitar un especialista que nos ayude en todo lo que necesitemos.

Si el problema reside en nuestro sistema respiratorio, deberemos consultar a un médico que nos recomiende posibles soluciones para nuestros problemas. En muchos casos, dichos problemas se pueden solucionar con una pequeña intervención quirúrgica o con algún aparato respiratorio complementario.

Pese a que hay gente que ronca y esos ronquidos no tienen más consecuencias, otras personas pueden padecer de problemas mayores que podrían suponen un riesgo de salud a largo plazo. Así pues, si crees que tus ronquidos afectan tu salud (o la de los demás), no dudes en visitar un médico que pueda valorar de forma profesional tu situación con los ronquidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


3 − = dos

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>