Poder dormir las suficientes horas es uno de los problemas más comunes de la sociedad actual. El insomnio y, en general, los problemas que padecemos al descansar se han convertido en uno de nuestros principales dolores de cabeza. A nadie le gusta no poder dormir por las noches, y es que la sensación de levantarse fatigado y sin la energía suficiente para afrontar nuestro día a día puede representar un verdadero problema para muchos trabajadores o estudiantes.

Dormir bien

Algunas personas necesitan solamente 6 horas para sentirse plenamente recuperados; otras, en cambio, necesitan hasta 10. Cada cuerpo es un mundo, pero los estudios han ido dictaminando cuales son las condiciones generales para considerar si estamos o no pasando por buenas fases de sueño.

Según los últimos estudios, el cuerpo humano necesitaría dormir hasta un tercio de su vida, es decir, ocho de las veinticuatro horas del día. Poder llegar a ese número de horas es un verdadero quebradero de cabeza teniendo en cuenta los horarios que manejamos, especialmente en un país como España, donde los horarios de las comidas se retrasan en comparación al viejo continente y donde, igualmente, las jornadas laborales empiezan temprano por la mañana.

¿Qué nos aporta dormir?

Dormir bien es imprescindible para poder levantarnos al día siguiente con las pilas recargadas y con la suficiente energía como para afrontar la jornada al máximo de nuestras condiciones físicas e intelectuales. Durante el periodo de descanso, nuestro sistema arterial se relaja, por lo que los riesgos de sufrir hipertensión se reducen notoriamente. Esto significa una verdadera recuperación física durante el periodo de sueño, donde nuestros tejidos se recomponen y nos levantamos sin algunos dolores que nos atacaban por la noche.

Además de estar más activos, dormir nos permite luchar contra trastornos como la obesidad o, incluso, parecer más bellos ante las otras personas. La creatividad o el buen humor también son síntomas de un buen sueño; en definitiva, ¿a quién no le gustaría poder dormir todas las horas necesarias cada una de las noches de su vida?

Dormir_bien

¿Cómo dormir bien por las noches?

Una de las preguntas más comunes para aquellos quienes descansar no es un hábito sencillo es precisamente esta. Es evidente que nos cansamos, tenemos sueño e intentamos dormir. Entonces, ¿por qué no somos capaces de descansar por las noches? Existen varias técnicas, o consejos, para que nuestras noches sean mucho más placidas y podamos dormir las máximas horas posibles.

Para ello, eso sí, necesitamos mantener un estilo de vida concreto y seguir algunas pautas que nos facilitaran enormemente la tarea que nos atañe. Para empezar y antes que nada, debemos entender que, es muy probable, no necesitemos dormir tantas horas como nos pensamos. A todos nos gusta relajarnos los fines de semana y notar como es el propio cuerpo quien nos despierta ya entrado el mediodía. Quizás es una sensación reconfortante, pero no por ello beneficiosa para nuestra salud.

Debemos tener en cuenta que nuestro cuerpo cuenta con una especie de reloj que controla nuestros horarios y hábitos. Despertarnos a horas muy diferentes durante la semana puede ser perjudicial para este reloj, que se verá confundido y no llegará a comprender cuáles son nuestros hábitos. Por lo tanto, es importante que intentemos levantarnos y acostarnos, más o menos, a la misma hora cada uno de los días de la semana. Esta norma no tiene porque ser estricta, pero deberíamos intentar ceñirnos al máximo a ella.

Una vez recuperados nuestros horarios, debemos cuidar nuestro cuerpo para que se siente en las mejores condiciones para descansar. Haz deporte, deja de fumar, mantén el cuerpo activo para que necesite un buen descanso cuando llegue la noche. A veces, una siesta después de comer puede ser una buena aliada para recuperar la energía en mitad de nuestra jornada laboral o estudiantil. Echarla no debería ser ningún problema… si no superamos los 30 minutos de duración. La tentación de seguir durmiendo es muy grande, pero los expertos dictaminan que 20 minutos de sueño durante nuestro día son suficientes como para regenerar nuestras energías e incluso para favorecer nuestro sistema cardiovascular.

Dormir-bien

Hábitos para descansar por las noches

Más allá de todo lo explicado con anterioridad, debemos entender que una buena zona de descanso es imprescindible para que nuestro cuerpo genere las condiciones necesarias para una buena etapa de sueño. Mantener nuestra habitación entre los 16 y 18 grados centígrados sería ideal para que nuestro cuerpo cogiera la temperatura ideal para empezar a dormir. Y, evidentemente, antes de echarnos a la cama debemos tener en cuenta unos últimos tips que nos ayudaran a empezar con buen pie al despertarnos.

Olvídate de la cafeína antes de echarte a la cama. Así mismo, intenta evitar cualquier tipo de pantalla en las horas previas al descanso. Nuestro cuerpo no está preparado para luces intrusivas a esas horas de la noche: lo último que queremos es confundir nuestro reloj y que piense que aún estamos de día. Por eso, es igualmente importante que mantengamos nuestra habitación a oscuras, sin ningún tipo de distracción a mano y, si puede ser, sin un reloj a la vista que nos vaya indicando cuanto sueño estamos perdiendo a cada minuto que pasa.

Por último, es destacable que, si no conseguimos dormir pasados los veinte minutos de echarnos a la cama, intentemos hacer algo para cansar nuestro cuerpo y que, al volver a la cama, nos pongamos a dormir sin ningún tipo de dificultad añadida. El estrés de intentar descansar sin éxito alguno puede ser perjudicial para nuestra mente; deja de dar vueltas en la cama y lee un libro, haz algo de yoga o pasea un poco por tu casa. Cansar al cuerpo y la mente será mucho más beneficioso que ponerse nervioso porque estamos perdiendo horas de sueño.

Si sigues todos estos pasos, verás como tu salud a la hora de dormir incrementa sustancialmente a lo largo de las semanas. Lo más importante, al final, es mantener la paciencia y no estresarse cuando las cosas no salen bien. Mantener la mente en blanco y evitar el estrés es la clave definitiva para conseguir nuestros objetivos. ¡Que descanses bien!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


2 × = doce

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>