La falta de tiempo y de ganas pueden ser condiciones fundamentales para que dejemos nuestros objetivos deportivos de lado y nos centremos en otras facetas de nuestra vida. Sin embargo, existen nuevos métodos, antes ideados para los deportistas de élite, que podemos utilizar en nuestras rutinas diarias y que conllevaran resultados espectaculares con mucho menos tiempo invertido.

HIIT

El HIIT (high intensity interval training) es un método deportivo que consiste en quemar el máximo número de calorías posibles en el menor tiempo posible. Para ello, del deportista en cuestión realizará series cortas de ejercicio a la máxima intensidad posible. Normalmente, se realizarán unas 8 series de entre 45 segundos y 2 minutos, con un descanso entre serie y serie de entre 3 y 5 minutos a baja intensidad.

Si hacemos un cálculo rápido, nos daremos cuenta de que haciendo ocho series de un minuto, con un descanso de 5 minutos entre serie y serie, tendremos un entrenamiento de solamente 43 minutos realmente efectivo. De entrada, puede parecernos iluso pensar que con tres cuartos de hora quemaremos más calorías que con dos horas de ejercicio. La respuesta, eso sí, reside en los mecanismos que regulan nuestro cuerpo.

Beneficios para el cuerpo

Este tipo de entrenamientos, además de efectivos para nuestros horarios y nuestras ganas de permanecer en el gimnasio no más de unos cuarenta y cinco minutos, son realmente beneficiosos para nuestro cuerpo. Además de mejorar nuestra capacidad aeróbica y anaeróbica, la realización de entrenamientos de alta intensidad mejorará nuestra presión sanguínea, nuestra sensibilidad a la insulina y una mejor regulación de la glucosa almacenada en nuestro cuerpo.

Realizar un buen HIIT hará que nuestros niveles de consumo de oxígeno aumenten, por lo que, incluso después de haber realizado el ejercicio, nuestro cuerpo permanecerá quemando calorías durante un buen rato. Además, y por si lo planteado anteriormente no era suficientemente convincente, podemos asegurar que realizar entrenamientos de alta intensidad mejora patologías como la hipertensión arterial, la diabetes o la obesidad.

A pesar de que, después de realizar el entrenamiento, podemos sentirnos realmente cansados y, a veces, hasta un poco mareados, no tenemos de qué preocuparnos. Al final, es importante que cada uno conozca su propio cuerpo y sus límites. Es evidente que, si nos pasamos de la raya y exigimos demasiado a nuestras piernas, podemos llegar a hacernos daño o a lesionarnos.

Por eso, podemos empezar por marcarnos ciertas rutinas que nos ayuden a tener controlada nuestra capacidad deportiva para, pasado el tiempo, ir aumentando o disminuyendo la exigencia en función de nuestras habilidades.

HIIT_

El HIIT y sus rutinas

Como bien hemos visto con anterioridad, el entrenamiento de alta intensidad consiste en varias series cortas, con reposo entre medias, pero con una intensidad por encima de la media. En definitiva, lo que tenemos que hacer es dar nuestro cien por cien en cada una de las series planteadas, llegar hasta nuestros límites para, pasado cierto tiempo, relajarnos y prepararnos para la siguiente embestida. Para poder lograr esa intensidad, nos pueden ser de ayuda ciertas técnicas o objetos que exijan algo más a nuestro cuerpo en mitad del ejercicio físico.

Si lo nuestro es correr, podemos utilizar cintas que nos permitan alcanzar altas velocidades o colocarnos en posición vertical para aumentar nuestro ejercicio físico. En caso de que queramos entrenar fuera del gimnasio, lo ideal sería correr en sitios donde se nos ejerza cierto tipo de resistencia en el cuerpo, como por ejemplo la arena o una cuesta empinada.

El caso de la bicicleta o la natación es similar. Si optamos por el gimnasio, las propias máquinas de bicicleta nos permiten establecer una resistencia; en la naturaleza, podemos encontrar cuestas que nos exijan esa misma intensidad. En el caso de la natación, podemos usar ciertos objetos que nos dificulten el nado; fuera del gimnasio, nada más natural que una playa donde las olas nos dificulten el ejercicio y nos pongan a prueba. El remo o la elíptica también podrían ser métodos efectivos para implementar el HIIT en nuestras rutinas semanales.

HIIT-

Una buena preparación

Sea como fuera, y sea cual sea nuestro método escogido, debemos tener presente que los tiempos de entrenamiento y de descanso deben ser realistas y pensados para nuestra capacidad deportiva y de recuperación. Hacer un buen HIIT puede ser realmente provechoso y nos hará perder muchas calorías en un periodo realmente corto de tiempo, pero también podría resultar perjudicial si se hiciera de forma errónea y sin una planificación previa.

Como bien hemos comentado, es importante que conozcamos nuestro cuerpo y seamos conscientes, en todo momento, de nuestras capacidades físicas. Antes de intentar realizar dos o tres entrenamientos de alta intensidad a la semana sería convincente tener un background físico lo suficientemente fiable como para no desfallecer en el intento de realizar un buen HIIT.

Pese a que este tipo de entrenamiento no tiene porque ser peligroso, si que es cierto que nos exigirá un rendimiento superior y puede superarnos en ciertas facetas de su práctica. Si lo realizamos correctamente, eso sí, nos encontraremos con que sus beneficios empezarán a aparecer nada más y nada menos que a las 6 semanas de entrenamiento; en solo un mes y medio encontraremos con que hemos bajado de peso sustancialmente.

Y es que, al final, ese es uno de los grandes beneficios del HIIT, su capacidad para darnos buenos resultados en un periodo corto de tiempo y sin requerir horas y horas de entrenamiento en los gimnasios. El entrenamiento de alta intensidad es, sin ningún tipo de duda, el ejercicio que estás buscando para vincular tu vida personal, laboral y deportiva sin ningún tipo de dificultad añadida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cuatro − 1 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>