En la cena de Nochebuena, en la comida de Navidad, en la última noche del año o en la de Reyes…Seguro que en alguna de estas celebraciones, por no decir en todas, se cuelan velas en la mesa o en otros rincones de casa. Para entender el simbolismo y la fuerza que tienen las velas en Navidad es necesario remontarse a los orígenes de esta celebración.

Una Navidad a la luz de las velas

No pensar en velas en Navidad es casi imposible. De una forma u otra, aparecen en nuestra casa y se encienden en los momentos más íntimos y familiares. Pero, ¿alguna vez os habéis preguntado por qué encendemos velas en Navidad?

La Navidad acontece en el solsticio de invierno, siendo una época del año en la que los días se acortan y las noches se alargan. Por este mismo motivo, también se la reconoce como La fiesta de la Luz, ya que antiguamente las casas se llenaban de luz para combatir la oscuridad de las noches más largas. Sin electricidad, sólo se podía contar con las velas.

De hecho,  la palabra vela proviene del latín vigilia que significa vigilare, es decir, vigilar.  Todas las actividades que se hacen de noche, cuando las tinieblas acechan, se llaman vigilias o veladas y en ellas, las velas son las grandes protagonistas.

En Mi Secreto Mágico también nos hemos hecho eco de otra versión sobre el significado de las velas en Navidad. En este caso, se relaciona su luz con el momento en el que la Virgen María trajo al mundo al Niño Jesús, con una vela encendida en el pesebre de Belén.

Para cada vela, un color

Otro de los misterios de las velas es el significado de sus colores. Y es que a través de ellos se pretenden impulsar  ciertas energías en nuestras vidas para conseguir nuestros deseos y ambiciones.  Si queréis saber qué significan los colores de las velas en Navidad, podéis volver a leer el artículo en el que tratamos este lenguaje.

La Corona de Adviento

Si algo ha quedado demostrado, es que en Navidad las costumbres se mantienen. Como ocurre también con la Corona de Adviento.  Se trata de una antiquísima tradición pagana europea en la que, a través del fuego, se pedía que regresara la luz y el calor durante el invierno.

velas-en-navidad_y_corona-de-adviento

Su forma circular no es casualidad ya que este es un símbolo universal que se relaciona con el ciclo ininterrumpido de las estaciones. La versión más religiosa sostiene que la forma circular simboliza la inmortalidad de Cristo. El follaje verde que la rodea y las velas, representan la vida en invierno. Por su parte, las 4 velas representan los 4 domingos de Diciembre. Cada domingo, se prende una de ellas, gesto que nos recuerda cómo nos acercamos paulatinamente a la luz.

Sea como fuere, las velas entraron en nuestro hogar para quedarse, no sólo en estos días tan señalados en el calendario. Su luz siempre está asociada a la energía, al calor y a la vida. No deja  de ser entrañable como en estos tiempos tan modernos, en los que la electricidad impera, todavía sigamos apostando por una Navidad a la luz de las velas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


5 × ocho =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>