Labios rojos, mirada penetrante, abundantes cejas juntas. Una personalidad vehemente, tan fuerte como débil. Y, ante todo, tremendamente Frida.

Es una de las pintoras más conocidas del siglo XXI y figura como una de las mujeres más influyentes de la historia. Así es Frida Kahlo (1907-1954), la mejicana más famosa que no quería ser artista.  Una mujer independiente, revolucionaria en su época. Consiguió traspasar las barreras de la pintura,  la escritura y el arte hasta convertirse en todo un referente. Y para ello, sólo necesitó su esencia.

frida kahlo

‘Lo único que sé es que pinto porque lo necesito’

 

Frida se inició en la pintura tras un accidente de tranvía. No quería convertirse en un personaje famoso. Pintaba porque le gustaba. Porque era su forma de evadirse de la realidad y enfrentarse al dolor físico. De pequeña había sufrido también poliomielitis y su pierna y pie derechos habían quedado deformados para siempre.

Años más tarde, conoció al artista de murales Diego Rivera, al que le mostraría algunas de sus obras. El destino cambió totalmente.

frida-diego-644x362

Con él empezó su carrera y también un matrimonio demasiado complejo. Este episodio fue para Frida pasión y dolor; todo a la vez. Las sucesivas infidelidades de Rivera y un aborto marcaron su trayectoria vital. De hecho, dos de sus obras más valoradas están inspiradas en este tráfico suceso: Henry Ford Hospital y Frida y el aborto.

Los episodios de su vida conyugal también han sido de interés porque todos ellos protagonizan su pintura. Así, Frida descubre que Diego le ha sido infiel durante años con su hermana pequeña Cristina. A raíz de este hecho decide divorciarse. Al poco tiempo, inicia una relación con el escultor americano Isamu Noguchi. Sin embargo, Diego Rivera pone fin a este romance. El matrimonio Rivera continúa y Frida llega a afirmar que éste es su segundo accidente en la vida. Sus biografías también analizan las relaciones que mantuvo con otros personajes como el escritor León Trotsky o incluso con otras mujeresalgunas de ellas amantes del mismo Rivera.

Frida no dejó de pintar su vida. Esa fue la única forma de mantener sus obras vivas.  Todos estos capítulos son plasmados en el lienzo a través de elementos surrealistas y expresionistas. Nadie como ella utiliza tanto el color y con tanto brillo. Pero lo que más llama la atención de ella es su humildad.

frida kahlo _ portada

«No sé si mis pinturas son o no surrealistas pero de lo que sí estoy segura es que son la expresión más franca de mi ser».

Pero además de ser un referente en la pintura, Frida también lo fue en una sociedad en la que la mujer estaba supeditada al papel del varón. Ella cambió los roles. Transgredió el México más conservador y encarnó un nuevo tipo de mujer: autosuficiente, fuerte e independiente. Todo un símbolo del feminismo.

El peor año de su vida fue también el último. Frida cayó en una depresión en la que intentó suicidarse en numerosas ocasiones. Murió joven, con tan sólo 47 años, a causa de una neumonía. Cuando todavía le quedaba mucha vida por pintar.

Frida Kahlo museum photography restoration projectImágenes 1 | 2 | 3 | 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ 5 = trece

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>