Algunos evitan hablar de ella. Otros la aceptan. Hay quienes la temen y quienes intentan hacer más llevadera su presencia. La muerte aparece el 1 de noviembre para recordarnos su existencia. No es casualidad que todo el mundo celebre este día aunque eso sí, de formas muy distintas.

En Catalunya, una de las fiestas más populares del otoño es La Castanyada. Acompañados de los frutos típicos como las castañas asadas o los “panellets” recién hechos, grandes y pequeños hacen su versión particular del día de Todos los Santos, la fiesta que tradicionalmente recuerda a los difuntos. De hecho, visitar los cementerios sigue siendo una práctica muy extendida.

Y es que la muerte tiene un papel importante en esta época del año, y no sólo en Todos los Santos. En otras partes del mundo, se celebra también el día de los difuntos (2 de noviembre),  aunque de formas distintas. La mentalidad de la población y la relación que se tiene con la muerte son esenciales para entender cómo transcurre este día.

Día de los difuntos, ¿Tradición religiosa o pagana?

En los países latinoamericanos, el día de los difuntos se consagra como una de las fiestas más tradicionales en la que los vivos rinden homenaje a los que se han ido durante varios días. México es uno de los países que más se involucra en esta festividad. Las familias se reúnen, los negocios cierran, los altares se llenan de objetos y símbolos…La muerte adquiere una apariencia real y se puede convivir sin temor con ella a través de una fiesta que es, ante todo, un ritual religioso. De hecho, la Unesco ha declarado la festividad del Día de los difuntos como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

El día de los muertos

Sin embargo, existen otras maneras de interpretar la muerte. Y seguro que ya estás pensando en Halloween. El 31 de noviembre resplandece la noche del miedo, de la fantasía y de la ficción. Los disfraces, las calabazas, las salidas nocturnas, la decoración de las casas con elementos de terror, las historias de zombis, brujas y vampiros… son sólo algunas de las costumbres que se han convertido en la forma más pagana de adelantarse a la celebración del día de Todos los Santos o el de los Difuntos.

La muerte es, en Halloween, el hilo conductor de esta gran fiesta especialmente popular en Estados Unidos, Canadá, el Reino Unido e Irlanda. Pero no sólo ahí porque cada vez son más los países que, como el nuestro, celebran también la noche de Halloween.

¿La Castanyada o Halloween?

El caso concreto de Catalunya es el claro ejemplo de cómo dos tradiciones han terminado compartiendo cita en el calendario. Por su parte, La Castanyada se celebra el día de Todos los Santos. Según cuentan las versiones más antiguas, las familias se reunían en casa y tostaban castañas mientras rezaban las tres partes del rosario por los difuntos. Era un ritual religioso y solemne, sin elementos festivos. Actualmente se celebra también fuera de la intimidad de los hogares, sobre todo en las escuelas pero ya no están presentes, o al menos no como antes, las referencias a los muertos.

la castanyada

Por otra parte, Halloween ha aterrizado con fuerza y parece que para quedarse. Y por eso, el día anterior a la Castanyada muchos deciden celebrar también esta fiesta. Con un trato a la muerte más descarado, no se hace referencia a los difuntos sino a un mundo imaginario que da mucho más juego.

Mientras los que se son más fieles a las tradiciones siguen celebrando el día de los Santos con la Castanyada, muchos prefieren no escoger y participar en las dos fiestas por igual. Por ahora, el estilo popular y el americano han aprendido a llevarse bien cuando llegan estas fechas. ¿Qué ocurrirá en el futuro?

Y tú, ¿lo celebras todo o te quedas sólo con una de las dos fiestas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


3 × = nueve

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>