La malaquita posee un característico color verde-azulado y un brillo sedoso. 

Desde la antigüedad se la ha relacionado con los ojos y la mejora de la visión. Los antiguos egipcios la empleaban para fabricar un pigmento con el que maquillar sus párpados para protegerse del mal de ojo.

Llamada “la piedra del equilibrio”, a nivel emocional ayuda a atravesar los momentos de crisis de la forma menos traumática posible.
En general es adecuada para solucionar desequilibrios emocionales.

Posee un alto poder de absorción magnética, por lo que se deben limpiar cuidadosa y frecuentemente para su óptimo funcionamiento. Exponerla directamente a los rayos de sol es la forma más afectiva de recargarla.

<<volver a Gemas>>

No se ha encontrado contenido relacionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ cinco = 10

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>