¿Quién fue Mata-Hari? ¿A qué jugó? ¿Cómo fue su muerte? Misterio y pasiones en la biografía de una bailarina exótica que se convirtió en espía.

 

Pocos la conocen por su nombre real, Margarita Zelle. Pero si nos referimos a Mata Hari ( 1876 – 1917), la alerta se dispara para escuchar todas esas leyendas que envolvieron su vida. Su capacidad de seducción la llevó a convertirse en una espía del gobierno alemán pero aquello no evitó un trágico final.

Mata-Hari llegó a París tras un matrimonio fallido y con el objetivo de retomar las riendas de su vida. Su belleza exótica y su capacidad de seducción fueran sus armas para convertirse en una bailarina de danza oriental. Esta profesión le abriría muchas puertas, incluso aquellas que aguardaban un trágico destino. Mata-Hari era el descaro, el erotismo, el atrevimiento de una artista que en público se desnudaba sin pudor, escondiendo únicamente sus senos. La época conservadora no fue un obstáculo para ella. Tanto es así que viajó por Europa conquistando a militares y descubriendo confidencias entre cuatro paredes.

matahari_1

 

Cuando la I Guerra Mundial estalló, Mata-Hari se encontraba actuando en Berlín. En ese momento, ofreció sus servicios a Kraemer, jefe del espionaje alemán, para huir de ese territorio. A cambio, debería sonsacar información a los militares franceses. Fue así como Mata-Hari se convirtió en la agente H-21.

Sin embargo, en aquella época conoció a un joven oficial ruso con el que mantuvo un intenso romance. La espía no dudó en acudir a las autoridades francesas para conseguir un permiso y poder viajar por el territorio en guerra para visitar a su amante. Fue en ese momento, cuando el servicio de información del ejército francés le propuso trabajar para el gobierno como espía. Mata Hari aceptó a cambio del permiso y terminó convirtiéndose en un agente doble.

Las tramas de espionaje en las que se vio envuelta Mata Hari son de todo menos concisas. A día de hoy, muchos puntos siguen sin aclararse y las versiones se contradicen sin punto de retorno. La tesis con más fuerza sostiene que Mata Hari se involucró demasiado en este doble juego para conseguir información para los dos bandos.

matahari

“Si alguien dice que me proporcionó información secreta, el delito lo cometió él, no yo”.

Al parecer, los franceses nunca llegaron a confiar en ella, llegando a reconocer que “como espía fue poca cosa”. Paralelamente, los alemanes, para quitársela de en medio, enviaron intencionadamente al servicio de contraespionaje francés un mensaje en el que se la podía identificar. Para ninguno de los bandos, Mata Hari aportaba información importante.

El destino, en cualquiera de estas dos versiones, terminó con el mismo desenlace. La espía de la Gran Guerra fue sometida a juicio acusada de ser una agente doble para Alemania y Francia al mismo tiempo. Fue un proceso sin pruebas concluyentes y basadas en hipótesis no probadas pero con una condena irreversible.

“¿Una ramera? ¡Sí! Pero una traidora ¡jamás!” fueron sus últimas palabras.

Esta espía revolucionó su entorno hasta en su final. Cuentan que Mata Hari no se olvidó de despedirse de los soldados agitando la mano en el momento antes de ser fusilada. Fue el 5 de octubre de 1917 en el castillo de Vincennes. Nadie reclamó su cuerpo.

Imágenes 1 | 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


nueve × = 54

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>