Presenta diferentes tonalidades, desde el blanco lechoso, pasando por los tonos amarillentos o anaranjados, hasta las variedades más escasas de color azulado e incluso negro.

Su corazón encierra todos los colores del arcoiris, como un puñado de chispas iridiscentes. Se cree que puede aumentar o disminuir su opacidad dependiendo de la energía de la persona que lo lleva.

El ópalo es una de las piedras que se asocian a la magia, quizá porque se creía que contenía fuego en su interior.

Es una gema muy presente en la literatura. Shakespeare la califica en “Noche de Reyes” de “reina de las gemas”. Durante gran parte del siglo XIX se creyó que atraía la mala suerte, debido a un personaje creado por Sir Walter Scott, que poseía un broche adornado con un ópalo de cualidades algo siniestras.

Esta piedra aporta claridad de pensamiento y valor a los corazones débiles. Se le considera un potente amuleto para atraer la buena suerte, sobre todo si es regalado.

A principios del siglo XX era un regalo frecuente entre enamorados, como sello y prueba de amor ya que se suponía que el amor de la pareja se mantendría vivo mientras en el interior del ópalo siguiese brillando el fuego.

<<volver a Gemas>>

No se ha encontrado contenido relacionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


8 − = cuatro

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>