También llamada “adularia”, está dentro del grupo de las piedras blancas y presenta un iridiscencia especial, la “adularescencia”, que recuerda al brillo de la Luna.

Por eso, es la gema dedicada a las diosas lunares: Isis, Diana, Selene…
El Art Nouveau la convirtió en una de las “piedras estrella” en joyería, tanto femenina como masculina, aprovechando la romántica idea de los antiguos Romanos, que creían que esta gema estaba compuesta de rayos de luz de Luna.

Se la conoce como “la piedra espiritual”, ya que ayuda a armonizar el plano físico y el espiritual.

Esta gema está íntimamente relacionada con la Luna y sus energía. Afina la intuición y la sensibilidad para captar las emociones ajenas, atrae la buena suerte y proporciona sueños tranquilos.

<<volver a Gemas>>

No se ha encontrado contenido relacionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


4 + seis =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>