La noche del 23 de junio, considerada la más corta del año, celebra la llegada del solsticio de verano. Todo el mundo sabe que la verbena de San Juan es una noche mágica y es que la propia palabra ya hace referencia a los conjuros que se realizan en esta fiesta. La verbena es una planta herbácea que se utilizaba con fines curativos, se usaba en rituales y se ofrecía a los dioses. En la Edad Media se popularizaron las ceremonias esotéricas con dicha hierba y se implantó la noche de San Juan como fecha habitual para llevarlas a cabo.
Entre los hechizos más populares se encuentran los relacionados con la salud, el amor y el dinero.

En este artículo te mostramos los rituales más fáciles para la noche de San Juan.

 

fogata en la verbena de San Juan

 

Hechizo de salud

Si lo que quieres es gozar de una buena salud durante todo el año, deberás darte un baño en el mar, totalmente desnudo. Además, si quieres curar tus heridas, las cenizas de las hogueras te ayudarán. Tendrás que saltar un mínimo de tres veces por encima de alguna hoguera y curarás todos tus males, al mismo tiempo que te prevendrá de daños futuros.

Hechizo de amor

Mucha gente está deseando encontrar a su alma gemela, si te encuentras dentro de este colectivo; enciende dos velas rojas. Además, tendrás que escribir tu nombre y el de la persona que quieres seducir. Si por el contrario, no conoces a la persona, escribe las iniciales A.G (alma gemela). Dobla el papel y escóndelo debajo de tu almohada. Finalmente, pon a cocer milenrama, lavanda, verbena, 12 pétalos de rosa roja y jengibre. Una vez cocido, cuela la infusión, déjala enfriar y rocía tu habitación con ella.

Hechizo de dinero

Por último, si lo que deseas es atraer el dinero a tu vida, es importante que estés en la playa y tengas cerca alguna hoguera. En primer lugar, enciende una vela rosa e incienso de vainilla o jazmín (preferiblemente con el fuego de la hoguera). Posteriormente, coge un cordón dorado, haz siete nudos y pronuncia la siguiente frase: Por las fuerzas de esta noche mágica, ato el dinero hacia mí. Así mismo, lanza algo de purpurina dorada al aire y deja que ésta te caiga a ti. Después, en una bolsa dorada; coloca el cordón anudado, la purpurina restante, un poco de cera de la vela y ceniza de la hoguera. Cuando la vela se haya consumido definitivamente, añade a la bolsa un imán y una moneda dorada. Ciérrala y llévala siempre contigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− 5 = tres

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>